18 octubre, 2007

Hoy hace cinco años

Si, cómo pasa el tiempo... hoy hace cinco años que me levanté y en lugar de ir a trabajar, cogí mi bolso y me fuí al hospital.




Ya era la tercera vez que lo intentábamos, era la tercera vez que respiraría profundamente y me quedaría estirada en la camilla durante una hora, vendría la enfermera y me dijera que ya me podía vestir.


Esta vez eran dos embriones congelados que me quedaban. Esta vez no tenía ninguna esperanza de poder ser madre alguna vez, pero como tal vez era nuestra última oportunidad, Joan y yo decidimos que no nos podíamos quedar de brazos cruzados esperando un milagro. Los milagros, como la suerte es de quien los busca. Hay que arriesgarse.


Así que cuando salí del hospital, volvió todo a la normalidad por que nunca pensé que cuando ya se ha perdido la esperanza, a veces, sale un rayo de sol que nos ilumina.

Mi pequeño milagro se llama Claudia, mi hija mayor, y os puedo garantizar que es una superviviente. Un poco en broma, decimos que Clauda nació en el camino del congelador al microondas y que ella decidió que quería venir a conocernos.

Tuve un embarazo tranquilo, perdí el otro embrión casi a los 3 meses de gestación, pero Claudia decidió seguir adelante, y así sigue, constante, fuerte y decidida. Es terca, cariñosa, lista (cómo no!) y culé hasta la médula (sus primeros patucos fueron del barça), cada noche pide un cuento y le gustan los helados hasta en invierno, no le gusta el pan con tomate, ni la zanahoria, le gusta dibujar y disfrazarse de princesa, le gustan las hadas y las tres besones...

Hoy hace cinco años...





2 comentarios:

Adijirja dijo...

Es duro el proceso, pero la alegria de tener a tu niña esta por encima de todo. Ademas, por las cosas que le gustan debe ser un cielo y con buen criterio (a mi tambien me gustan las hadas, los helados y los cuentos...)
Felicidades mama!!!

ZINQUIRILLA dijo...

Ella vino porque la esperábais. Felicidades.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails