19 marzo, 2011

Blackbird

Siguiendo en mi línea de no tener acabado un proyecto y empezar ya otro por aquello de no quedarme sin nada en las agujas, descubrí vía Sig (gracias Sig!), este chal, el Blackbird, de Kieran Foley.
Se daba el caso que tenía también esta madeja de lana aparcada desde tiempos inmemoriales (tengo una especie de Síndrome de Diógenes lanero) por que me pareció que el color se adecuaba en invierno a cualquier indumentaria, pero no, lo dejé en el almacén durante casi dos años! no encontraba nada que me gustase, hasta que apareció este chal. De momento ahí va una foto con webcam y ayudada por Claudia, con el progreso. Tengo que decir que esos nupps son muy cansinos de hacer, pero me gusta el resultado.
De momento, lo peor es tener que montar más de 500 puntos, estoy acostumbrada a hacerlos al revés (top-down), pero ir viendo que cada vez se tejen menos puntos, también ayuda ^^


5 comentarios:

albis dijo...

Qué chuuuuuuuuulo! Yo me apunto a los chales al revés, es mucho más motivador tener cada vez menos puntos en las vueltas, no?

Belen dijo...

que xulo te esta quedando... pues yo prefiero empezar por tropecientos mil puntos y ir bajando je je... es algo psicologico!

petons

marisa dijo...

¡Ála! ¡Pero qué bonito es! Y el color le va perfecto... Besos.

greta dijo...

Es precioso y que currazo.

Nutsue dijo...

Es veritat que es fa estrany començar els xals al revés, però sempre hi ha un punt a partir del qual et sembla que el xal s'acaba sol. És genial!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails